Área franquiciador
Email
info@generaldefranquicias.com
Tel
977 663 334

Inserta tu franquicia

César Rojas, experto en comunicación: "Cuanto más eficaces seamos comunicando nuestros deseos y necesidades, más probabilidades tendremos de ser felices".

20/12/2017

Franquicias por inversion

Franquicias por inversion



César Rojas acabó sus estudios de Arte Dramático en la especialidad de interpretación en el año 2008 en la Escola Superior d’Art Dramàtic Eòlia de Barcelona. Antes, durante y después, desarrolló su carrera como actor trabajando en teatro, cine y televisión. Dio clases de teatro a jóvenes y adultos y, además, trabajó para ITA (Institut de Transtorns Alimentaris) utilizando el teatro como herramienta y parte del trabajo en el proceso de tratamiento de los pacientes. En paralelo, en 2009 empecó a trabajar en el ámbito de las ONG y la captación de fondos para el desarrollo de proyectos, así como en la formación comercial basada en la técnica actoral y en la preparación de charlas y exposiciones orales. En 2012 empieza a dar clases de entrenamiento de las habilidades comunicativas con cierta regularidad y es a principios de 2014 cuando, ante la necesidad de profesionalizar este trabajo, nace Comunica! con la intención de poder llegar a más gente y en las condiciones más adecuadas. Hoy es uno de los expertos más reconocidos sobre comunicación no verbal y queremos agradecerle la posibilidad de entrevistarlo.

 

GDF: Es un placer, César.

C.R: El placer es mío, Álvaro.

 

GDF: Dicen que una mirada o un gesto valen más que mil palabras. Últimamente oímos hablar mucho de la importancia de la comunicación no verbal, ¿es tanta la relevancia que tiene en el momento de expresarnos?

C.R: No es sólo que tenga relevancia, es que es determinante. Hay que señalar que lo fundamental no es qué gesto, qué mirada o qué palabra utilizo, sino cómo llego a ese gesto, esa mirada o esa palabra. Y lo que determina eso es la emoción. Siempre sentimos algo, nunca estamos neutros (es imposible) y todo lo que comuniquemos siempre será fruto de una emoción. Conocer cuáles son las palancas y botones que ponemos en funcionamiento cada vez que nos comunicamos es fundamental para conocer qué es comunicar y, por lo tanto, para poderlo dominar y disfrutar.

"Todo lo que comuniquemos siempre será fruto de una emoción"

 

GDF: Pongamos un ejemplo: sale un nuevo político en escena. Sin escucharlo, y sólo viéndolo, ¿podríamos conocer si nos engaña, o mejor, si va a tener éxito en el mundo político?

C.R: No se puede responder a esa pregunta con rotundidad. Podemos detectar elementos comunicativos que nos permitan intuir, pero con unos segundos de televisión no podemos ser categóricos en un sentido u otro, a no ser que las pistas fuesen muy contundentes. En cuanto a si ese político va a tener éxito (entendiendo éxito el hecho de que le votaran millones de personas) ahí es aún más difícil, ya que el tratamiento que los medios de comunicación (entre otros aspectos) le den influye enormemente en la conformación de la opinión pública.

 

GDF: Por la escuela de Comunica! han pasado desde gente de a pie a reconocidos actores, empresarios exitosos y hasta políticos de primer nivel. ¿Hay algún denominador común en todos ellos para que acaben queriendo mejorar sus habilidades comunicativas?

C.R: ¡Buf! Es muy difícil responder a esa pregunta. Independientemente de a qué se dediquen esas personas o qué fue lo que les llevó a ponerse en contacto conmigo por primera vez, al final cada persona es única y ello requiere un trabajo muy específico y personal con cada una de ellas. Pero voy a tratar de responder a tu pregunta aunque sea cayendo en la simplificación: La gente quiere sentirse bien cuando comunica. Mi objetivo es dotar a esas personas de las herramientas adecuadas para conseguirlo.

"La gente quiere sentirse bien cuando comunica"

 

GDF: En estos años como emprendedor liderando el proyecto Comunica! ¿ha habido alguna habilidad en concreto que hayas utilizado o te haya ayudado más que ninguna otra?

C.R: Je je… hay algunas herramientas que utilizo pero que no puedo contar en una entrevista, ¡se perdería la magia! Lo que sí te puedo decir es que en mis clases aprendo mucho de mis alumnos, sean como sean y se dediquen a lo que se dediquen. Por lo tanto, algo que tengo muy claro es que yo mismo estoy en un proceso de aprendizaje constante. Afortunadamente, siempre hay margen de mejora. A veces digo medio en broma que hoy soy peor profesor que dentro de un año pero mejor que hace un año. Me ayuda saber que aún tengo mucho por aprender, me motiva, porque la experiencia del día a día me permite aplicar nuevas herramientas con cada cliente que deposita su confianza en mí.

 

GDF: En generaldefranquicias.com hacemos de enlace entre empresas franquiciadoras – suelen ser grandes empresas con un largo recorrido a sus espaldas - con emprendedores que quieren iniciar una nueva aventura siendo ellos sus propios jefes. ¿Qué consejo les darías a estos últimos?

C.R: ¿Y quién soy yo para dar consejos? Lo que sí que sé es que en la vida hay que tener buena suerte, y hay gente que tiene mala suerte. Ahora bien, podemos hacer cosas para favorecer las posibilidades de tener buena suerte: proponernos objetivos realistas, trabajar para obtener pequeños logros que sean factibles y no tener prisa. El objetivo no ha de ser triunfar. ¿Qué es triunfar? Podríamos hacer una entrevista entera hablando sólo de eso. Triunfar puede ser (y para mí lo es) que un cliente te de la gracias. El triunfo no ha de ser un objetivo sino una consecuencia.

"El triunfo no ha de ser un objetivo sino una consecuencia"

 

GDF: ¿Y al empresario o directivo que debe dirigir y motivar a un gran equipo humano?

C.R: Que sin su equipo él o ella no son nada. Y que venga a Comunica! para saber cómo hacerlo! 

 

GDF: Por último, ¿qué beneficios se pueden obtener, tanto en la vida profesional como en la personal, de ser un buen comunicador?

C.R: Caray! Esta pregunta sí que tiene miga Álvaro. Podríamos hacer una tesis sobre eso. Lo que hay que tener claro es que el ser humano, como animal que es, no se comunica porque quiere sino porque lo necesita para sobrevivir. Necesitamos satisfacer nuestros deseos y necesidades por una cuestión vital, de supervivencia. El bebé llora no porque quiera y ya está, sino que lo que pretende es comunicar que tiene una necesidad a satisfacer, como por ejemplo ser alimentado. A medida que crecemos, desarrollamos instintivamente una capacidad comunicativa más rica y compleja pero nuestras necesidades vitales, que son emocionales, siguen ahí. Por lo tanto, cuanto más eficaces seamos comunicando nuestros deseos y necesidades, más probabilidades tendremos de ser felices. ¿Y qué hay más importante que sentirse feliz?

"Cuanto más eficaces seamos comunicando nuestros deseos y necesidades, más probabilidades tendremos de ser felices"

 

GDF: Muchísimas gracias César por tu tiempo, como siempre ha sido un placer entrevistarte.

 

Para más información sobre César y sus cursos sobre habilidades comunicativas, la web de Comunica!

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.